Carta abierta al nuevo becario del COETTC

Editado: 18 de junio de 2008 

Apreciado colega:

Me gustaría presentarte y ubicarte en el que será tu lugar de trabajo y a los que serán tus compañeros durante los próximos meses. Pero, antes de nada, quiero preguntarte una cosa: ¿sabes lo qué estás haciendo?

Y te lo digo sin acritud. No pienses que soy así de cínico. ¿Sabes realmente lo que va a pasar a partir de ahora? Entiendo que los años que nos separan no son suficientes como para que tú y yo seamos muy diferentes, al menos, como estudiantes. Y básicamente a eso me refería cuando te preguntaba si sabías lo que estabas haciendo.

Corrígeme si me equivoco: hace 3 o 4 años sacaste una nota mala/normal/brillante en selectividad y optaste por una carrera que te había llamado la atención como son las telecomunicaciones. Factores muy dispersos pueden despertar ese interés: los medios de comunicación, el caracter progresivamente tecnócrata de la sociedad actual, la herencia familiar… lo que quieras…

El caso es que te decantaste por la carrera de telecomunicaciones y por La Salle. Habrás sido más o menos brillante con los estudios. Es posible que alguna asignatura te pareciera más llamativa que otra y llegaste a pensar que te gustaría encaminarte por esa rama de la técnica. ¿Radioenlaces? ¿Óptica? ¿Infraestructuras? ¿Comunicaciones móviles? ¿Telemática? Marca la opción que desees.

Ahora estás empezando/acabando el proyecto final de carrera, la contraportada de ese libro que abriste el septiembre después de la Selectividad. Es posible que aun lleves alguna asignatura y te queden los créditos de libre configuración. Es por eso que estás aquí, verdad?

No sé si te habrás sentido muy identificado con la historia pero es la misma que viví yo y la misma por la que pasan el 95% de los estudiantes (el otro 5% tienen la vida solucionada desde que nacieron).

Amigo mío, me gustaría darte la bienvenida al mundo de los becarios.

Te voy a hablar un poco del mundo laboral. Veamoslo así. ¿Te has planteado alguna vez por qué a los estudios universitarios los llaman carrera? Acepta una analogía con el atletismo: un punto de partida, una meta, varios corredores y un margen de tiempo en el que se debe llegar de un punto a otro. ¿Qué es lo importante? ¿Llegar primero? ¿Llegar antes que los demás? ¿No acabar último? ¿Simplemente llegar? ¿Disfrutar del tiempo invertido? Yo creo que un poco de todo aunque, en mi opinión, lo más importante es que realmente hayas aprendido algo que no está en los libros ni se explica en las clases. Es algo que se lleva dentro y se adquiere a lo largo de mucho tiempo. Ahora me vas a odiar pero te lo tengo que decir: tú no tienes eso.

Permíteme que me explique. Recuperemos la comparación que te hacía antes: la carrera. Ahora que estás tan cerca de la meta es necesario que empieces a ver que ese lugar tan competitivo que era la universidad, con esos chicos listos que sacaban buenas notas y esos profesores implicados y motivados que te ayudaban a aprender y ampliar tus conocimientos… todo eso… Todo eso no sirve para nada (a nivel profesional). Esta carrera que estás a punto de acabar es el calentamiento.

Tu vida profesional durará hasta los 65 (si hay suerte) así que no te extrañe que hayas tenido que hacer un calentamiento tan largo. Poco importan las notas, los trabajos, las noches estudiando, los proyectos. Eso dejará de tener sentido cuando salgas de la universidad con tu título de ingeniero. Lo que hayas hecho, lo que hayas aprendido y lo que hayas desaprovechado será tu bagage personal y tú y solo tú serás responsable de ello. Mejorar tus lagunas, actualizarte, especializarte y convertirte en un profesional en condiciones son los primeros pasos que deberás dar en la auténtica maratón que se presenta ante ti. Y no esperes hacerlo de un día para otro, llevará tiempo.

Estoy seguro de que crees que eres brillante. A veces, muchas veces, pillas las cosas rápido y te desenvuelves con facilidad en entornos tecnológicos. Tus amigos del instituto recurren a ti cuando tienen problemas con el ordenador o cuando quieren saber como funciona algo o incluso ayudarles con las mates. Te diré algo que sonará muy cínico: cualquier niño de 14 años es capaz de manejarse mejor que tú delante de un ordenador y, hoy en día, a pesar de lo mucho que sepas de GSM, de CDMA, de uplink y downlink, nadie te va a hacer caso cuando se vaya a comprar un móvil. Los niños de la India, aparte de ser espiritualmente más maduros y ricos que 100 de nosotros juntos, son mentalmente más capaces a nivel matemático. Y allí (por poner un ejemplo) estudian porque quieren y porque les gusta y no por estar sometidos a una dictadura social que impulsa a los jóvenes insuficientemente preparados a encauzarse de por vida en una profesión que ni conocen a priori y ni saben si relamente les gusta.

No es culpa tuya así como no lo fue mía. El deplorable y decadente sisema educativo hace tomar decisiones muy complejas a personitas que no están preparadas para hacerlo y luego les obliga a soportar las consecuencias se haya acertado o fallado. ¿Crees que has acertado con la elección de tu carrera?

Yo pensaba que sí pero tengo una mala noticia que darte: España es un país tercermundista en cuanto a las telecomunicaciones. Suena mucho Telefónica, Terra, Retevisión, Auna… En materia de telecomunicaciones vamos a la cola de Europa y los panacéicos sistemas de nueva generación (en el campo que quieras) nunca son tan buenos como se muestran en la teoría y los laboratorios y además no tienen demanda. La realidad (la dura realidad) es que la sociedad actual no necesita telecos. No los necesita como profesionales y, desde mi punto de vista, no debería ni intentar asimilarlos porque el vertiginoso ritmo de progreso al que estamos sometidos nos hace deshumanizar en demasía todos los aspectos de la vida y la sociedad. Seguro que has oído a alguien preguntarse ¿y cómo lo hacíamos cuando no teníamos móvil? En una palabra: la supuesta libertad es en realidad dependencia. Absolutamente real. Absolutamente patético.

Esta linea de reflexión podría llevarme a escribir demasiadas hojas y acabaría en un deprimente suicidio mental así que obviémoslo hasta que te salgan pelos en el pecho. La situación actual: estás a puntito de dejar de ser estudiante y a punto de ser trabajador. De nuevo, bienvenido al muno de los becarios.

¿Qué es lo peor de ser estudiante? Los exámenes, la presión, el pagar una cara matrícula, el sentir la obligación de tener que ir a clase y aprobar… ¿Qué es lo peor de trabajar? El cansancio, la rutina, la incomprensión, los errores, la responsabilidad… Te garantizo que hay cosas buenas también y muy buenas diría yo pero quedarán eclipsadas por las malas a partir de la segunda semana…

Va a ser duro compaginarlo todo pero tienes que hacerlo. Y lo vas a hacer. Y ese salto a la piscina vacía con los ojos vendados es el primer paso que darás por delante de la linea de salida de la autética carrera. No es importante que sea un paso rápido, ni firme, ni siquiera largo. Si me preguntas, lo que más te convendría, es caerte. Y, desde el suelo, responsabilizarte de tu caida y levantarte por ti mismo. Debes entender que ahora nadie te pondrá nota durante un trimestre y al final podrás apretar para reclamar un raquítico aprobado. Ahora se te va a exigir matrícula de honor día a día, semana a semana y no esperes la satisfacción de saber que tienes matrícula porque nadie te lo va a decir. Si crees que lo has hecho bien felicítate pero no te regodees en tu propia soberbia. Intenta mejorar. No te creas que eres bueno porque no lo eres. Lo mejor que sepas hacer ahora mismo lo pueden hacer miles de personas mejor que tú. Y eso va a ser así siempre. Tampoco creas que nadie te va a pedir que seas el mejor pero si que seas bueno. Se te exige que seas todos los días y en todas las situaciones la mejor versión posible de ti mismo a nivel profesional. ¿Sabes cómo se consigue eso? Trabajando.

Trabajando y siendo exigente contigo mismo. Nunca te des por satisfecho y busca la excelencia en todo lo que hagas. E insisto, no esperes que nadie te lo reconozca. ¿Por qué? Porque estás en telecomunicaciones. Un muno demasiado abstracto y hetereo para la mayoría de los mortales. Nadie va a entender los procesos que te han llevado a un fin, ni cuanto te ha costado llegar a saber lo que sabes, ni cuanto te ha costado perfecccionar el resultado que presentas pero ten presente que el trabajo que hagas es para otro y que ese otro juzgará lo que le des y si no le gusta o no le convence tendrás que callarte, tragar bilis y hacerlo a su gusto aunque lo que te pida sea imposible. Bienvenido al mundo de los becarios!

No se han acabado aquí las malas noticias pero te voy a dar una buena: llegas a un buen sitio para ser becario. Ojo con lo que interpretas con esto. Llegas al Col·legi Oficial d’Enginyers de Telecomunicacions de Catalunya (vete acostumbrando a decirlo). Llegas a un lugar que, por suerte para ti, tiene tan poca experiencia como la que tienes tú. Llegas a un sitio en el que se te va a cuidar y mimar y un lugar en el que saben perfectamente lo que es ser ingeniero de telecomunicaciones. Llegas a un buen sitio para ser becario.

COETTC

Vas a oír mucho que te va a interesar y, en la medida que tú te quieras implicar, aprenderás y crecerás como profesional. No tanto por la materia de telecomunicaciones que seas capaz de absorver. No te vuelvas loco con esto. Tranquilo. Si vas a ser mejor cuando salgas que cuando entres será por las personas con las que trabajas. Y digo CON las que trabajas y no PARA las que trabajas. ¿Entiendes la diferencia?

En el COETTC se vive muy al día y van a necesitarte muy pronto. Y vas a tener que encontrar regocijo en ser importante para ellos y poder ayudarles en las cosas en las que ellos sean ligeramente más torpes que tú. No te creas que eres más listo ni más capaz que nadie porque controles Internet como un campeón o porque hagas las tablas de excel más cojonudas de la historia. Eres bueno en algo y debes aportarlo al colectivo. No pretenendas despuntar sobre los demás ni seas tan pretencioso como para echarte flores (recuerda el niño indio de 14 años).

Sé amable y atento y aprende a trabajar con la gente. Con esta gente. A partir de hoy, con TU gente. Encontrarás dos vertientes muy diferenciadas en el colegio por las funciones de cada persona. Está la parte técnica y la parte de comunicación-administrativa.

Te los presento:

Si hubiera un Olimpo de las telecomunicaciones, estaría en los bajos de la calle Mandri y Juan Manuel Llorente sería el Zeus de las telecomunicaciones. No hay nada, al menos que se conozca hasta la fecha, que Llorente no sepa en materia de telecomunicaciones. Es un hombre que puede emitir un juicio de valor válido para prácticamente cualquier cosa, cualquier tema. Trabajaba en telecomunicaciones mucho antes de que se hubieran inventado. No es muy descabellado decir que ayudó a cimentar las bases de las actuales telecomunicaciones con un papel muy destacado por su implicación dentro de algo que le apasiona.

Si Llorente era Zeus, y Eusebio es Hércules. Alumno aventajado de Llorente está empezando a seguir la senda que éste ha marcado. En poco tiempo asimiló todos los conceptos necesarios para estar a la altura de lo que se esperaba del ajunto de secretaría técnica y, poco a poco, ha ido implicándose e intentando mejorar el chirriante engranaje que se mueve por encima de la sede del Colegio, muchas veces obviándola y trabajando únicamente con el personal de la sede.

Del Olimpo de las telecomunicaciones pasamos al Eliseo del piso de arriba. Josep, Marga, Judith y Mari. Josep y Marga llevan mucho tiempo trabajando juntos y lo notarás. Se conocen a la perfección y, con el tiempo, han conseguido compenetrarse y complementarse a la perfección. Creeme si te digo que ellos dos son el motor que hace posible que el COETTC se mueva o, incluso más, que exista. Como pueril tecnócrata que eres muchas veces solo atisbarás a entender el mértio de su trabajo. Espero que el año que viene asistas a la 5a Diada de las Telecomunicaciones. A lo largo de ese día, podrás hacerte a la idea de la grandeza del trabajo de esta pareja.

A la entrada del Eliseo encontrarás a Judith, valquiria vikinga orgullosa de serlo. Nunca encontrarás en ella una mala cara o una mala palabra. Debes aprender a valorar el trabajo de los demás incluso más que el tuyo. Judith es la cara y la voz del COETTC. Es la persona que da buena imagen a los que buscan al COETTC. Ella es Guardiola en el medio campo del Colegio. Judith sacrifica mucho y se entrega día a día a su trabajo no por el sueldo, no por los colegiados sino por su compromiso con la gente de la sede.

Y por último, te presento a Mari, que es quien da buena imagen cuando el colegio busca a alguien. En el poco tiempo que lleva ha conseguido dejar su propia huella sobre cómo hacer las cosas y cómo hacerlas rápido y bien, a conciencia. Es posible que su necesidad de crecer cada día y su ambición de mejorar como profesional haga que el lugar en el que ahora está se le haga demasiado pequeño. Será una pena y un error dejarla marchar.

COETTC

Todos ellos son grandísimas personas. Tienes la suerte de ingresar en un grupo muy heterogeneo. Encontrarás de todo y eso es bueno. Encontrarás un jefe exigente pero amable y un montón de compañeros dispuestos a echarte una mano y servirte como apoyo si llegas a desfallecer. Lo mismo que esperarán ellos de ti.

Recuerda que has de ser bueno y rápido y ser el más exigente con tu propio trabajo. Cuando consigas ser importante recuerda y ten siempre presente que no eres indispensable. Reafirma tu compromiso con la gente de la sede: Josep, Marga, Judith, Mari, Juan Manuel y Eusebio. Motívate con ellos. Habla con ellos. Ríe con ellos. Involúcrate y siente el proyecto del Colegio como propio. Como yo hice. Hazlo tuyo hasta sentirte mal cuando algo falla o darle vueltas a los problemas después de cruzar el umbral de la puerta. Cuando eso pase habrás conseguido estar arriba profesionalmente. Sólo tendrás que seguir puliéndote y actualizándote como ingeniero pero lo más duro, lo más difícil, lo que más se aprecia de un compañero de trabajo y, sobretodo, lo que no se enseña en la facultad ya lo tendrás interiorizado. Entonces y solo entonces dejarás de ser becario.

Yo no tengo nada más que decirte. Aprovecha esta oportunidad y disfruta de unas personas geniales de las que podrás aprender mucho. Sé siempre humilde. Acepta los cumplidos pero creételos a medias. Que no se te suban a la cabeza. Intenta siempre mejorar tu trabajo por tu propia satisfacción. Hazlo y disfruta haciéndolo. Sé feliz siendo importante para los demás que te necesitan y asume tu compromiso y no lo rehuyas (aunque eso implique trabajar más de las horas que te tocan o cobrar un poco menos).

COETTC

Te deseo lo mejor en estos tus primeros pasos profesionales así como deseo lo mejor para los que han sido mis compañeros hasta hace pocas fechas por causas de fuerza mayor. Espero que guardeis el mismo buen recuerdo que yo guardo de vosotros y que nos vayamos viendo de vez en cuando y podamos hablar y reirnos como siempre hemos hecho.

Hasta pronto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *