Syriana

Hace días que la tenía ya vista y pendiente de comentar casi desde los Oscars. Syriana es una película de Stephen Gaghan quien ya trabajó junto a Steven Soderbergh en Traffic.

Syriana

Comento esto porque en realidad son la misma película con diferente argumento. Para los que no hayan visto ni la una ni la otra, un tercer intento: la serie 24 de Keiffer Sutherland tiene un estilo narrativo similar al de estas dos películas con las diferencias obvias entre serie y película.

La película presenta un gran reparto: George Clooney (este merece un post para él solito), Chris Cooper (este año Jarhead, Capote y Syriana), Matt Damon (el novio de Ben Aflleck), Amanda Peet y Christopher Plummer. A todos ellos hay que sumarle un gran número de actores árabes de los cuales no puedo mencionar nada puesto que desconozco su carrera…

Syriana

La historia se compone de muchas pequeñas historias que se entrecruzan. Del mismo modo que en Traffic se veían diferentes sustratos de la sociedad que enmarcaban distintos momentos de un mismo conficto (en aquel caso el tráfico de narcóticos), en Syriana se nos plantea el problema del petroleo en la Península Arábica y en general el problema latente en tierras islámicas visto desde el punto de vista occidental (que no necesariamente americano).

Os comento un poco por encima las diferentes tramas que se desarrollan. George Clooney es un ciudadano americano, antiguo espía, que comercia con armas con facciones terroristas de Iraq. La primera escena de la película sucede en Bagdad y vemos por primera vez a un George Clooney que engordó 20 kilos para poder hacer el papel con una profusa barba negra y un evidente aspecto musulmán. George Clooney se verá atrapado entre los dos bandos y tendrá que acabar decidiéndose por uno para evitar que las represalias lleguen hasta su familia.

Syriana

Chris Cooper es el jefe de una multinacional petrolífera ansioso y ávido de más y más dinero planenado ventas y adquisciones desde su despacho en Estados Unidos. Matt Damon es un analista financiero que pierde a su hijo electrocutado en la psicina de un jeque en una recepción de éste a su empresa. Para intentar compensar de algún modo a Matt, el hijo inteligente del jeque le atiende personalmente y le pide que le aconseje qué hacer con su dinero y cómo invertirlo. De este diálogo surge la idea más importante (desde mi punto de vista) que transmite la película que luego comentaré.

Syriana

El hijo inteligente del jeque tienen un hermano que lamentablemente no es tan inteligente como él. El jeque padre que además ocupa un cargo político importante (no recuerdo si era emir) está en las últimas y ha de escoger un heredero. El hijo bueno, amigo de Matt, tiene carrera de económicas y másters cursados en Harvard. Él y Matt planean una ambiciosa y revitalizante política económica y social para Arabia pero, como es lógico, el jeque padre elige al otro hijo por tener más carácter, más fuerza y un enfermizo carácter violento y fundamentalista.

Por último, la más dura de las historias es la de dos jovenes musulmanes que trabajan en los pozos de la empresa de Chriss Cooper. La empresa cierra y se ven incapaces de tirar adelante sin trabajo. Otro joven musulmán con aspecto principesco se acerca a ellos y consigue su amistad: les consigue comida, refugio y trabajo mientras les habla de la grandeza de Alah. Ya casi al final de la película, el príncipe reclama su participación en la Yihad como compensación de los favores otorgados en beneficio de su Dios.

Syriana

Es una película muy valiente para ser americana. Expone un problema al que muchos han cerrado los ojos aunque otorga toda la culpa del conflicto al bando musulmán cuando el único problema de Estados Unidos parece ser su estructura capitalista. Ya es algo…

Lo que comentaba antes sobre un concepto muy potente en el que no había reparado nunca es la que se presenta en el diálogo primero entre Damon y el hijo inteligente: Arabia, Iraq, Iran, Persia, Siria… es la cuna de la civilización cuando se la conocía por el nombre de Mesopotamia. La zona que fue cuna posteriormente del nacimiento de la religión islámica ha carecido siempre de capacidad de sustento (a lo largo de la historia me refiero) y se ha caracterizado por ser una zona especialmente dura para el desarrollo de la vida. En Arabia por ejemplo, toda la actividad se concentra en la periferia (la zona que está en contacto con el mar) siendo todo su interior un basto desierto habitado exclusivamente por nómadas.

Con el motor de explosión y algunos otros inventos se empezó a necesitar exhaustivamente el aceite de piedra (petra oleum) y ningún lugar mejor que los grandes desieros de Irán, Iraq y Arabia para obtenerlos. La riqueza que ha reportado el petroleo a estos paises es inabarcable. Pero con la riqueza no ha llegado un progreso ni una paulatina reinversión que permita mejorar las condiciones del país.

Syriana

La riqueza de unos sigue siendo la pobreza de otros y no parece que las altas esferas planteen ninguna otra opción que sea su propio enriquecimiento. Arabia por ejemplo nos tiene acostumbrados a esas imágenes de aviones privados fletados por orondos hombres de blanco con grandes séquitos, hoteles de lujo cerrados a exclusividad de la cohorte del emir, patrocinios millonarios como el del Chelsea (lo que necesita Abramovic es dinero, pobre)… Son un cúmulo de situaciones absurdas que (y aquí viene lo importante) se acabarán en cuanto las reservas de petroleo desaparezcan o se haga innecesario por las patentes de sistemas alternativos eléctricos. Y cuando eso pase, según Matt, Arabia volverá a ser un país de nómadas dedicados al pequeño comercio interno y a la ramadería vagando entre las dunas de un gran desierto ya que no han planteado una economía que permita mejorar el país.

Cuánto durarán las reservas o hasta cuándo seguirán despilfarrando el dinero es una incógnita. Si teneis ocasión de ver la película pensad sobre la actitud del hijo inteligente: encomiable y valiente. Esa parece ser la solución a los problemas que estamos viviendo y que viviremos. Un hombre culto e inteligente se plantea los problemas sin radicalizar su postura religiosa. El contacto entre la cultura de oriente y occidente conseguiría compatibilizar ambas religiones sin tener que renunciar a nada ni someter o ser sometido. Hay dos problemas la intrensigencia mutua de oriente y occidente, la falta de información o los filtros por los que pasa antes de llegarles y llegarnos y el poco interés en el futuro (social común) que demuestran los jeques.

Syriana

Nota: Vemos a diario los crímenes y el terrorismo de Iraq, Irán, Siria o los problemas en Tierra Santa pero no sabemos nada de Arabia Saudí ni de los Emiratos. Sus tratos correctos con occidente les ha concedido una bula por la que nadie se hace eco de las barabaridades que allí suceden. Sólo de vez en cuando nos llegan informaciones de problemas en la época de peregrinación a la Meca y nada más. Sospechoso como poco…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *