Aprendiendo a correr 002

El lunes y el miércoles pasado dimos la segunda y tercera clase de running con Koen. Hemos pasado una semana de vacaciones en Salamanca por lo que hemos tenido que hacer un parón de casi 10 días con el curso. Además el próximo miércoles Koen viaja hacia Holanda unos días por lo que volveremos a tener un parón adicional. Sin embargo creo que no es excesivamente crítico porque la sensación es que vamos avanzando correctamente.

Voy a hacer un mix de las dos clases para explicar lo que hemos ido haciendo. En la del lunes intentamos recuperar sensaciones y refrescar la teoría y ayer fuimos un poquito más allá y nos centramos en controlar la respiración llenando de aire los pulmones y sintiendo la sensación de inspirar y expirar hasta el estómago (ya haré un post más extenso sobre esto cuando lo controlemos). Es difícil de explicar y de momento también de hacer pero la idea es la de realizar menos inspiraciones pero de mayor cantidad y mejor calidad. Fijando un ritmo lento de respiración le decimos al corazón el ritmo que ha de seguir y no al revés porque si por él fuera arrancaríamos a 100 por hora lo cual implicaría una fatiga excesiva. El objetivo es conseguir correr de manera relajada, tranquila y controlada para posteriormente ir aumentando distancia e intensidad.

Dejando de lado un poco inicialmente la técnica individual estamos intentando aprender de cero reeducando la postura y la respiración. En tres clases las sensaciones han mejorado muchísimo y si bien es cierto que no cubrimos grandes distancias los músculos cargados y el cansancio están mucho más controlados que antes. Según él son 5 clases para reeducar, coger confianza y motivarnos y a partir de ahí centranos más en técnica.

De todos modos hubo un rato en el que sí que nos remarcó ciertos aspectos técnicos. En mi caso, la postura general del tronco es buena al ser bastante relajada pero la zancada piedre mucha energía porque en lugar de ser adelante (rodillas arribas) es mucho más de “piernas al culete” que visualmente parece buena pero no lo es de cara a la optimización de energía. Por otra parte Sandra parece que ha sido capaz de captar mucho mejor todas las pautas y, a pesar de las pocas clases, ya ha asentado mejor todos los aspectos en su manera de correr (teniendo además el handycap a priori de ser chica).

Consecuencias de la corrección postural (y malos calcetines)

Resumiendo: buen progreso corroborado por el profesor y por nuestras propias sensaciones. El tema de pronación parece que se va corrigiendo. Ya no entra tanto el talón en la pisada y gracias a las zapatillas las piernas empiezan a corregir e irse un poco más hacia fuera. Os dejo una foto que corrobora el cambio postural (y los malos calcetines que llevaba).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *