Apretando los frenos de la bici

Cómo hace días que no salgo en bici y tenía ya bastante ganas de trastearla desde la última salida ayer me armé de valor a atcar lo que a priori parecía una tarea complicada como era ajustar los frenos. Encontré este vídeo que despeja cualquier duda al respecto del funcionamiento de los v-brake (los clásicos de pastilla):

  1. Ajuste de la dirección de agarre de las pastillas sobre la rueda
  2. Ajuste de la tensión sobre la presa de frenos
  3. Ajuste de la rosca en la maneta (ajuste fino)

Cada cierto tiempo los frenos se destensan y la sensación al conducir es que hay que hacer mucho más recorrido con la maneta para tener el mismo control de frenada. El riesgo es que llegue el momento que la falta de tensión sea tal que al echar mano a la maneta las pastillas no tengan fuerza suficiente de presión como para bloquear las ruedas lo suficiente.

Con una llave Allen y poco más el proceso es rápido y sencillo. En mi caso desaflojé la tuerca de cada uno de los frenos y estire el alambre lo suficiente pero sin dejar que las pastillas toquen la llanta. Creo que es buena idea jugar también con la tuerca de la maneta ya que te permite afinar mucho más y de manera más precisa.

A mí personalmente me gusta recorrer poco con la maneta y tener la sensación que rápidamente recupero el control de la velocidad. Tengo que probarlo en ruta pero creo que quedaron bastante bien.

Me quedó por aprender y comprobar si la regulación de la suspensión de la horquilla delantera está bien. Conozco la teoría:

Hay que colocar una brida en uno de los tubos de la horquilla y subirse a la bicicleta y dar una vuelta. Con el movimiento y el peso la horquilla habrá desplazado la brida hacia arriba. Nos bajamos con cuidado y si hacemos cross-country (bicicleta por pistas forestales) debería estar entre el 15% y el 20% del total de la barra. Si por contra somos más de freeride el porcentaje de la barra debería estar alrededor del 30% para no sufrir tanto en las ajadas y saltos. El tener una suspensión más blanda y unas ruedas menos hinchadas penaliza en las subidas pero permite una mayor adaptación al terreno en bajadas y trialeras. Mi opción es la primera (de momento).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *