Análisis: Plan de Ahorro y Eficiencia Energética

El pasado 1 de abril de 2011, el Ministerio de Fomento presentó de la mano de José Blanco el Plan de Ahorro y Eficiencia Energética y Reducción de Emisiones en el Transporte y la Vivienda. Quizás es un poco presuntuoso intentar resumir y analizar esta clase de documentos desde mi perspectiva de proyectista y futuro titulado pero voy a intentarlo centrándome casi exclusivamente en el tema de la edificación.

La primera declaración importante que nos encontramos es la política estatal de que cualquier país (como en este caso España) tiene tres prioridades a nivel energético:

  • asegurar el suministro
  • asegurar la competitividad
  • asegurar la sostenibilidad ambiental (desde el Protocolo de Kyoto)

Se prevé que en aquí al 2050 los países miembros de la OCDE apenas aumenten su gasto mientras que el resto con Brasil, Rusia, India y China a la cabeza serán responsable del 93% del aumento a un ritmo del 1,4% anual hasta un total acumulado del 47% sobre el consumo mundial actual.

En este contexto, y ante la aceptación de que los países emergentes crecerán económicamente para mejorar el bienestar de sus ciudadanos, al igual que nosotros lo hemos hecho a lo largo del siglo XX, es difícil exigir reducciones en el consumo de energía y en la emisión de CO2, lo cual les ocasionaría costes adicionales y reduciría su crecimiento. Por tanto, el reto y la responsabilidad de los países de la OCDE, en general, y de la UE en particular, es el de dar ejemplo, en primer lugar, además el de ser capaces de desarrollar tecnologías no emisoras de CO2 que puedan competir en coste y seguridad de suministro con las tecnologías convencionales. De ahí que sea tan importante, impulsar políticas de ahorro y eficiencia energética y de apoyo a las energías renovables.

Estoy ligeramente en desacuerdo sobre esa afirmación en la que se justifica el crecimiento no sostenible de estas sociedades emergentes con el argumento de que nosotros también lo hicimos mal en su momento. No sé de qué manera (si es que legalmente existe) cabría hacer cambiar las políticas internas y decisiones de estos países para fundamentar su mejora en sistemas más respetuosos. De ahí el reto y el desafío de los países miembros en invertir en I+D+I y pregonar con el ejemplo.

España es un país fuertemente dependiente de las importaciones para cubrir la demanda energética interior. El ratio de dependencia energética en nuestro país durante la última década siempre ha oscilado en torno al 80%, a diferencia del resto de la UE donde se sitúa entre el 50% y el 60%. Esto sitúa nuestro grado de autoabastecimiento en el 20%, circunstancia que nos hace más vulnerables a las oscilaciones en los precios internacionales, y a las eventuales discontinuidades en el suministro que pudieran producirse.

Rápidamente se nos enciende la bombilla y nos preguntamos por qué no invertimos más en redes energéticas de autoabastecimiento para paliar nuestro dependencia exterior. Sólo dos respuestas se me ocurren y son: compromisos internacionales y presión de los grandes operadores. No se me ocurre ningún elemento más crítico para el buen funcionamiento de un país que el uso de energía. Sólo cabe echar la vista atrás y ver cómo ha evolucionado exponencialmente nuestra sociedad desde la Revolución Industrial y la invención de la máquina de vapor así como el uso extensivo del petróleo como combustible predominante. Seguro que no puede ser tan evidente por qué hasta yo lo hubiera visto venir.

Además en estas gráficas hay ciertos datos ocultos en relación al sector de la edificación puesto que están enmascarados los transportes y la industria. Al 17% de gasto propio hay que sumarle los desplazamientos urbanos y metropolitanos asociados a la vivienda (38,9% del total) así como los consumos de industria relativos al sector de la edificación (21% del total) obteniendo un valor total de consumo energético en el sector de la edificación del 38,86% (con un total de más de la quinta parte en cuanto a emisiones de CO2).

Las normativas internacionales presentan dos líneas de actuación en materia de emisiones de CO2:

  • ahorro y eficiencia energética
  • promoción de energías renovables e investigación de tecnologías no emisivas

De acuerdo con la decisión 406/2009/CE, y en la hipótesis de que el reparto del esfuerzo de reducción entre todos los sectores difusos (no afectados por el régimen comunitario de comercio de derechos de emisión) se realice en igual proporción, corresponde a este sector reducir las emisiones de GEI en 2020 hasta el 10% menos de las existentes en 2005. Esta Decisión contempla un sistema de cumplimiento anual, a partir de 2013, con penalizaciones del 8% del exceso en caso de incumplimiento.

La Estrategia Española de Cambio Climático y Energía Limpia horizonte 2012 presenta los operativos para cumplir los compromisos de España en materia de cambio climático así como impulsar el uso de energías limpias, el crecimiento económico y la protección del medio ambiente. Así mismo existen dos documentos más en este mismo sentido: Estrategia Española de Ahorro y Eficiencia Energética 2004-2012Plan de acción de ahorro y eficiencia energética para el periodo 2008-2012.

Además se aprobaron 31 medidas para reducir el consumo en 44 millones de barriles brent equivalentes al 10% de la importación anual en 4 líneas de trabajo: promoción de empresas de servicios energéticos, movilidad, edificios y ahorro eléctrico.

A nivel de movilidad hay un gran interés por potenciar el tránsito ferroviario de mercancias y pasajeros. Se cita a RENFE y ADIF como empresas involucradas en esta mejora fundamentada básicamente en el hecho de tratarse del medio con un menor coste proporcionalmente por unidad de transporte, además de ser en un alto porcentaje impulsado por energía eléctrica siendo RENFE el mayor consumidor eléctrico de España. El ratio es de 3,10 veces inferior que el transporte rodado por carretera pero copando únicamente un 4% del total.

Hay también una voluntad por optimizar lo relacionado con el tránsito aereo (AENA) así como las rutas mercantes marítimas (SASEMAR). No es tanto un cambio de actitud sino la intención de mejorar lo que ya existe más cuando estos medios de transporte hacen uso básicamente de combustibles derivados del petróleo.

No hace mención expresa en ningún momento a un cambio de mentalidad en la movilidad urbana de ciudades, la potenciación de la bicicleta y el transporte público. Quiero asumir en mi total inocencia que es algo dado por supuesto o tratado en algún otro documento como en el Libro Blanco del Transporte 2011.

Volviendo al tema de la edificación:

En esta misma dirección apuntaron ya los Ministros responsables de desarrollo urbano de la UE, recogiéndose en la Declaración de Toledo aprobada el 22 de Junio de 2010, que “la batalla principal de la sostenibilidad urbana se ha de jugar precisamente en la consecución de la máxima ecoeficiencia posible en los tejidos urbanos de la ciudad ya consolidada”, siendo la rehabilitación energética de la edificación y la regeneración urbana integrada las herramientas óptimas para conseguir dichos objetivos. […] Hay que recordar que el peso de la rehabilitación en España está quince puntos por detrás de la media europea, siendo así que, entre los objetivos para el año 2020 de la Estrategia de Economía Sostenible, figura alcanzar una actividad del sector destinado a la rehabilitación próxima al 35%.

Viendo otros precedentes a nivel europeo se puede prever que la edificación recupere parte de la importancia que tenía pero nunca hasta las cotas de 2007 y aun menos en obra nueva. Hay más edificios construidos de los habitados, los bancos han cerrado el grifo con las hipotecas y el paulatino envejecimiento de la población son indicadores que presentan un horizonte no muy lejano en el que la rehabilitación será un puntal básico para el sector. La actual situación y las futuras medidas en favor de la rehabilitación hacen pensar en un panorama alentador para todos aquellos que sepan anticiparse y realizar un buen trabajo. Rehabilitar es arreglar un problema y esa es mi vocación como ingeniero y como futuro aparejador. Actualmente hay 25,6 millones de viviendas de las cuales 14,6 fueron construidas antes de 1980, año en el que surgió la primera normativa de eficiencia energética. Este hecho junto con la cuestionable calidad de las edificaciones de los últimos años de burbuja conforman un gran volumen de oportunidad rehabilitadora.

Entre otras medidas y voluntades, me permito citar estas:

  • El impulso de un nuevo marco  normativo que favorezca la viabilidad y eficacia de las actuaciones de rehabilitación de edificios y de regeneración urbana, suprimiendo las trabas que actualmente las dificultan, y  promoviendo la eficiencia energética y la accesibilidad universal desde  la perspectiva de las competencias estatales. Este marco normativo continuará la senda ya emprendida por la Ley de Economía Sostenible (LES), que ha dedicado, en su Título III, el Capítulo IV íntegro (artículos 107 a 111), a la rehabilitación y la vivienda, en el seno de las políticas para la consecución de un medio urbano más sostenible.
  • El impulso a las actuaciones de  rehabilitación edificatoria y de regeneración urbana, a través de la fiscalidad, de  la ampliación de los recursos destinados a la rehabilitación  y regeneración urbana en el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 y de un nuevo Plan de choque para la mejora de la eficiencia energética en la edificación.
  • Definir, más allá del interés conceptual que pudiera tener, lo que se entiende por actuaciones de regeneración urbana.
  • Determinar una regulación básica estatal de la inspección técnica de edificios, que alcanzará, como mínimo, a todos los edificios destinados predominantemente a uso residencial que tengan más de 40 años de antigüedad, contados a partir de la terminación de su construcción o de su rehabilitación completa. Tendrá una periodicidad mínima no superior a 15 años.
  • Además, se le habilita para que incluya la certificación de la eficiencia energética de las viviendas, tal y como se viene exigiendo en la actualidad para las viviendas nuevas y como ha requerido la Ley de Economía Sostenible para las que se pongan en venta o en alquiler, una vez que se establezca su regulación a través del Real Decreto por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de edificios existentes, que está previsto que se apruebe también en un plazo muy breve.
  • Establecer fórmulas convenidas para la financiación y gestión de las actuaciones de rehabilitación de edificios y de regeneración urbana, entre las Administraciones Públicas actuantes, los agentes responsables de la gestión y ejecución de actuaciones de rehabilitación edificatoria y de regeneración urbana, y demás sujetos ya mencionados.

Como parte de las 100 medidas concretar a ejecutar destaco las relacionadas con la edificación que se llevarán a cabo por parte de SEVAU (Secretaría de Estado de Vivienda y Actuaciones Urbanas) y SEPES:

3. Campaña informativa sobre la certificación energética de la vivienda

Esta campaña pretende informar a los ciudadanos del ahorro energético que conllevaría una intervención rehabilitadora que suponga pasar de una certificación energética de clase D, E, F o G a una de clase A, B o C, como incentivo a la rehabilitación.

A modo de ejemplo, la factura energética de una vivienda rehabilitada para mejorar su eficiencia energética podría bajar entre 500 y 750 euros anuales.

4. Impulso del Encuentro Solar Decathlon Europe 2012

El SDE en su exitosa edición de 2010 se ha revelado como un instrumento importante y eficaz para sensibilizar a la sociedad sobre la eficiencia energética y el uso de las energías renovables. Más de 190.000 visitantes de la villa solar en solo unos días así lo ratifican. El SDE 2012 en preparación debería explotar este potencial al máximo mediante campañas y medidas de comunicación y marketing. Si el sector debe abordar el reto de proyectar y construir edificios de consumo de energía casi nulo para el 2020, el camino del Solar Decathlon se revela como imprescindible. Los edificios que compiten, proyectados por universidades de todo el mundo, son un ejemplo de ideas asequibles de edificios de energía positiva, ya que producen más energía que la que demandan.

6. Modalidad de Eficiencia Energética en los Premios Nacionales de Arquitectura, Vivienda y Urbanismo

La medida consiste en que este prestigioso premio incluya también una modalidad que contemple premios a los edificios que tengan mejores prestaciones energéticas

La difusión de estos premios haría que concurrieran prestigiosos ejemplos merecedores de ser premiados. El premio no necesariamente debería ser en metálico sino que podría consistir en una placa de reconocimiento.

Esta medida, con coste casi nulo, tendría un importante efecto en la promoción de nuevas técnicas, materiales y formas constructivas que orienten las nuevas construcciones hacia criterios de optimización de la eficiencia energética en los nuevos edificios.

7. Plan de mejora de la eficiencia energética en la vivienda

Impulso de un plan estratégico para mejorar la eficiencia energética en las viviendas que sean objeto de rehabilitación, mediante concesión de subvenciones a través de las Comunidades Autónomas, al margen de las establecidas en los planes estatales de vivienda.

Se trata de potenciar las subvenciones hoy disponibles para rehabilitación de edificios residenciales y viviendas con una nueva línea de subvenciones totalmente destinadas al fomento de actuaciones de mejora de la eficiencia energética en el parque residencial construido.

8. Análisis sobre la Mejora de la fiscalidad en la rehabilitación de viviendas

A lo largo de la legislatura se han adoptado importantes medidas para el fomento de la rehabilitación. Ya en el PEVR 2009-2012, se decidió que el 50% de las actuaciones incorporadas en él, fueran destinadas a la rehabilitación, llegando a alcanzar las 470.000 actuaciones durante sus cuatro años de vigencia. Como complemento a este impulso y con el objetivo de crear empleo, el Decreto de Zurbano incorpora, entre otras, una serie de medidas coyunturales, y por tanto temporales, como la reducción del IVA para todo tipo de obras de mejora en viviendas y la deducción extraordinaria del IRPF por obras de mejora en la vivienda habitual. Estas medidas podrían ser mejoradas, con mayores incentivos fiscales, cuando el objeto principal de las obras de rehabilitación sea la mejora de la eficiencia energética.

24. Mejora del aislamiento en cerramientos exteriores (cubiertas, fachadas, ventanas)

Sustitución de ventanas, marcos, burletes, etc. en edificios, para reducir las pérdidas térmicas y conseguir un aislamiento acústico. Colocación de láminas de filtro de radiación solar en las ventanas de los despachos con mayor insolación.

25. Mejora del aislamiento en los circuitos de climatización y agua caliente sanitaria

Reducción de pérdidas energéticas mediante el aislamiento del circuito de distribución de fluidos térmicos (agua caliente, agua frío y refrigerante) en equipos de climatización que no se encuentren correctamente aislados.

91. Aplicación del Plan RENOVE en viviendas (en vigor desde diciembre 2008)

El PLAN RENOVE es un programa de ayudas incluido en el PEVR 09-12 que se subdivide en dos programas: el programa de ayudas a la rehabilitación de viviendas y edificios existentes, compuesto por subvenciones y subsidiciación de préstamos para actuaciones dirigidas a mejorar la eficiencia energética, utilización de energías renovables, mejora de accesibilidad y actuaciones para garantizar la seguridad y estanqueidad de los edificios. Y en segundo lugar, el programa de ayudas a la eficiencia energética en la promoción de viviendas que consiste en ayudas a los promotores de vivienda protegida cuyos proyectos obtengan una calificación energética de la clase A, B o C.

Las subvenciones públicas son un aliciente indispensable para que muchos propietarios y comunidades de vecinos inicien el proceso de rehabilitación de sus viviendas. Si en estos procesos de rehabilitación se incluyen elementos de mejora de la eficiencia energética, los ahorros por vivienda oscilan entre los 500 y los 750 euros anuales en la factura energética.

Además, las ayudas RENOVE destinadas a la promoción de viviendas protegidas con calificación energética superior a la obligatoria según la normativa (que se estima en D), permite que estas nuevas promociones reduzcan sus emisiones de CO2 y su consumo energético por encima de las exigencias actuales.

92. Potenciación de los criterios de eficiencia energética en las ayudas RENOVE destinadas a las viviendas

En la actualidad, para beneficiarse de las ayudas RENOVE, se exige que el 25% del presupuesto de la actuación se dedique a la utilización de energías renovables, la mejora de la eficiencia energética, la higiene, salud, la protección del medio ambiente y la accesibilidad del edificio.

Para que estas subvenciones tengan mayor incidencia en el ahorro energético se proponen dos opciones: 1) Que sea obligatorio que el 25% del presupuesto de la actuación se destine únicamente a mejora de la eficiencia energética o utilización de energías renovables. 2) O que al menos el porcentaje destinado a la mejora de la eficiencia energética, accesibilidad y medio ambiente se eleve al 75%.

De esta forma, sin incrementar los costes del vigente Plan Renove, se incrementa su eficiencia en cuanto a impulsar las rehabilitaciones con criterios de eficiencia energética, logrando que más propietarios y comunidades de vecinos introduzcan estos elementos (mejora del aislamiento en fachadas, instalación de dobles ventanas, paneles solares, etc.) al abordar el proceso de rehabilitación de su vivienda o edificio.

93. Potenciación de los criterios de eficiencia energética en Áreas de Rehabilitación Integral

Incrementar la subvención general que reciben las viviendas en las áreas de rehabilitación integral (ARIs). Actualmente 5.000 euros/vivienda hasta los 6.600 euros por vivienda si al menos el 25% del presupuesto de la actuación se dedica a la mejora de la eficiencia energética y utilización de energías renovables.

De esta forma, se incrementa el fomento de las rehabilitaciones con criterios de eficiencia energética en las zonas declaradas ARI (área de rehabilitación integral), logrando que más propietarios y comunidades de vecinos introduzcan estos elementos (mejora del aislamiento en fachadas, instalación de dobles ventanas, paneles solares, etc.) al abordar el proceso de rehabilitación de su vivienda o edificio.

Al tratarse de rehabilitaciones de áreas completas (barrios, conjuntos de edificios o manzanas), las actuaciones pueden alcanzar mayor eficiencia de costes.

94. Aplicación de nuevos criterios de eficiencia energética en el Código Técnico de la Edificación

La medida forma ya parte del calendario legislativo propuesto por la SEVAU y pretende tener lista para final de año, la revisión obligada cada cinco años de los requisitos de eficiencia energetica del código técnico de la edificación, aprobado en 2006 y vigente desde finales de septiembre de ese año. Se está trabajando para tener la lista hacia fin de año. Como novedad importante, supondrá la integración del concepto de calificación y certificación de eficiencia energética ya regulado desde 2007, con las exigencias del CTE 2006. Las exigencias quedarían vinculadas al conjunto de letras, de la A a la G, de forma similar a las bombillas o electrodomésticos. Con la modificación de las exigencias de reducción de la demanda se pretende conseguir, sobre la base de las exigencias vigentes desde 2006, unos ahorros significativos, siempre basados en estudios de coste óptimo, que se estiman pueden variar para viviendas entre un 22 y un 45%, según zonas climáticas, referidos a la reducción de la demanda total de calefacción más refrigeración en viviendas. Este sería un paso intermedio hacia el objetivo de edificios de consumo de energía casi nulo que propone la nueva directiva de edificios para el año 2020. Un segundo paso se tendría que dar en otros cuatro años (2016) y un tercero y último en el 2020. Anunciando que la norma va en ese sentido el sector se preparará. Se elaborará el correspondiente RD para aprobar esta modificación.

95. Aplicación de los criterios de eficiencia energética en alojamientos protegidos

Permitir la compatibilidad entre las ayudas a los promotores de alojamientos protegidos y la subvención por calificación energética A, B ó C que actualmente sólo se aplica a viviendas (no alojamientos). Las cuantías a aplicar podrían ser las siguientes:

Calificación energética A: 1.100 euros. Calificación energética B: 900 euros. Calificación energética C: 750 euros.

Esta medida permite impulsar el uso de nuevas tecnologías y materiales en la promoción de alojamientos protegidos, de manera que estas promociones se conviertan en un referente para el resto.

  • Impulso a los criterios de eficiencia energética en actuaciones de rehabilitación en el marco del PEVR 2009-2012 (96)

Durante los años 2009 y 2010 el PEVR 2009-2012 ha hecho posible la rehabilitación de 160.000 viviendas en todo el territorio nacional (excepto País Vasco y Navarra). Para los años 2011 y 2012 la previsión es que se puedan alcanzar unas 188.000 actuaciones en materia de rehabilitación, de las cuales, 157.000 llevarían incorporados criterios de eficiencia energética.

97. Promoción de la ecourbanización desde el planeamiento

Sepes va a desarrollar las siguientes medidas en el planeamiento urbano de sus actuaciones, para: 1. Promover propuestas de ordenación urbana que favorezcan las viviendas “bioclimáticas” en las nuevas actuaciones de Sepes (correcta orientación y altura de la edificación para maximizar los efectos benéficos del soleamiento y la ventilación). 2. Implantar en las nuevas urbanizaciones de Sepes especies arbóreas que permitan un mejor soleamiento en invierno y la aparición de sombras en verano, para reducir el consumo de energía de las viviendas y de las instalaciones industriales.3. Impulsar propuestas de ordenación urbana que establezcan sistemas viarios que mejoren la seguridad, reduzcan el consumo de energía y reduzcan los niveles de contaminación tanto del aire como acústicos, para lo que deben garantizar una velocidad máxima de 30km.h. en zonas residenciales y de 50km./h. en zonas industriales. Esto se puede conseguir con viarios con un trazado más sinuoso, con la introducción de rotondas, la localización de las zona de aparcamiento, etc.). 4. Las nuevas actuaciones de Sepes establecerán sistemas de carril ciclista seguros y que conecten los nuevos núcleos residenciales e industriales con la ciudad consolidada, al objeto de facilitar el uso de la bicicleta, no solo deportivo, sino tambien como un medio de transporte eficaz. 5. Implantar el “Ciclo integral del Agua” en las nuevas actuaciones de Sepes, estableciendo sistemas de urbanización que favorezcan la infiltración del agua de lluvia mediante la limitación de las áreas pavimentadas, así como la utilización de las mismas en el riego de las zonas verdes, mediante los oportunos sistemas de retención. 6. Desarrollar un modelo de sistema centralizado de generación y distribución de energía térmica en actuaciones residenciales, que permitirá disminuir el consumo de energía primaria por el aumento de la eficiencia del sistema, especialmente si se utilizan sistemas de generación de alta eficiencia como la cogeneración. 7. Introducir un sistema de alumbrado público en las nuevas actuaciones de Sepes, con nuevos parámetros lumínicos que se ajusten al uso real, de acuerdo con los factores temporales y ambientales, reduciendo las demandas de energía a través de reductores de flujo. Además, se incorporará la tecnología LED.

Y todo ello para conseguir lo siguiente:

Quizás sería más interesante analizar estos datos desde un punto de vista proporcional con respecto a la situación actual lo cual es muy sintomático de mi interés particular y el interés que mueve todo esto. En cualquier caso es agradable ver como hay una voluntad real por reconducir la situación actual. Lo que me genera dudas es la celeridad y claridad con la que se moverá todo esto y los tiempos de despliegue de cada una de las acciones.

Documentos relevantes citados en el informe e información relativa:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *