Trabajo basado en interrupciones

Como comentaba hace casi 10 días en mi último primer post de esta nueva era como escritor, tenía pensado escribir sobre por qué he desactivado el Google Talk de mi cuenta de Gmail. Visto así no tiene mayor relevancia que dar salida a una preferencia personal pero responde a una voluntad de minimizar el número de interrupciones que afectan a mi jornada diaria, tanto en el plano laboral como en el personal.

Este es el aspecto que tiene mi zona de trabajo en el ordenador portátil durante el 90% (en el de sobremesa es prácticamente igual). Supongo que no es muy diferente que al vuestro.

blurred_gmail

En la barra de tareas podéis ver entre otros Skype y Dropbox. Ya dentro de Google Chrome dos pestañas de Gmail (la personal y la profesional) amén de varias pestañas de temas que esté mirando como referencia, las pestañas de Facebook y Hootsuite para las funciones de Community Manager con 5dedos, 1 pestaña de subida a YouTube y por último la de configuración de Gmail (no me salían bien los valores de ortografía y corrección en castellano).

Dentro de Gmail uso y abuso de las etiquetas para organizar mi InBox. Todo lo que hay en ella son temas pendientes, los que están resueltos o contestados están archivados en su respectiva etiqueta. Mi misión y propósito es tener la bandeja de entrada lo más vacía posible porque equivale a tener menos cosas por hacer. Sin embargo esto es imposible para mí, a los hechos me remito.

Tras un verano con dos semanas de vacaciones en las que he entrado en contacto con las teorías de llevar una vida minimalista me plantee minimizar el número de interrupciones que azotan mi día a día. Algunas interrupciones las provoco yo mismo por la costumbre (terrible costumbre) de buscar todos los nuevos cambios y actualizaciones acontecidos en mis círculos cercanos. Desde que los móviles son inteligentes la conexión a internet es permanente y eso es bueno y malo a partes iguales, todo depende del uso que se le dé y, personalmente, creo que estaba incurriendo en graves errores por falta de desconexión voluntaria.

Desconectar el Google Talk es una de las iniciativas que he tomado en favor de ese minimalismo y paulatina desconexión. El motivo es que, en realidad, no lo usaba tanto y, sin embargo, estaba muy pendiente de él. Una preocupación menos. ¿Lo echaré de menos? Lo dudo. En esencia es un medio de comunicación redundante. A día de hoy tengo correo (dos cuentas activas), Facebook y Twitter (personal y profesional), Instagram y WhatsApp como medios de contacto inmediato o casi inmediato. Google Talk por tanto es totalmente prescindible (como varios de los anteriores de los que poco a poco intentaré irme desprendiendo).

Otra de las iniciativas positivas en este sentido es la de aplicar el autosilenciado de las notificaciones del iPhone de 22 a 7. Entre esas horas no hay vibraciones ni pitidos. Ya que yo mismo no soy capaz de aislarme de ellas, programo el teléfono para que se calle y me deje un tiempo para mí y para Sandra desde que acabamos de cenar hasta que nos levantamos al día siguiente.

Son pasos pequeños y que provocan un rechazo inicial propio de los automatismos de la rutina a la que estaba acostumbrado pero creo que todos ellos redundan en aligerar la carga diaria de atención que requiere nuestra zona de trabajo.

Otro de mis difíciles objetivos es vaciar la barra de favoritos y aprender a desinfoxicarme pero de esto creo que hablaré en el próximo día o quedará un artículo demasiado largo.

Un comentario en “Trabajo basado en interrupciones”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *