Despedido!

El pasado 22 de diciembre vino el jefe, JA, en viaje relámpago desde Madrid a la oficina de Barcelona. Sus apariciones hasta la fecha no habían sido muchas y nunca habían sido preocupantes o conflictivas. Nos reunió a todo el grupo en la sala de juntas y allí comentamos la situación actual de la revista. Pocas veces antes le habíamos visto tan negativo y cabizbajo. Sonreía poco, cosa sorprendente en él y las propuestas parecían caer en el cajón del pesimismo. Frases lapidarias como: “esto no va  aningún sitio”, “estoy seguro de que la mitad ni se la leen” y otras cosas por el estilo denotaban que su ánimo estaba bajo almenos en cuanto a la situación actual de la revista.

Tras un poco más de conversación nos hizo ver que había que reducir gastos y comentamos alguna de las propuestas que habíamos contemplado para tal efecto. No pareció muy conevencido y de manera sorpresiva amagó con un “alguien quiere dejar el trabajo? así de claro y directo os lo digo”. Los tres (y MC también supongo) quedamos pasmados y petrificados. Un no rotundo por parte de todos y un dubitativo “de momento no” por parte de MC. Aquello pintaba mal y fue difícil recuperar el tono de la conversación después de eso. JA debió intuirlo y decidió hacer una pausa para el café.

Sabiendo que no nos había tocado el gordo y tras la impactante noticia bajamos en procesión hasta la cafetería. Allí bebimos a regañadientes y comimos sin hambre: el estómago se había cerrado. Conversación superficial por los nervios y de nuevo a la oficina. Ya instalados de nuevo, nos pidió hablar con cada uno a solas. Por unos 15 minutos habló con MC, otros tantos para MH y también SV. Al salir MH me explicó que la cosa estaba muy mal, que la crisis que pensábamos que no afectaba a la empresa había llegado y que había que espabilar. Siempre nos arengábamos entre los tres a tomar inciativas pero el freno que suponía MC en la oficina y el poco feedback desde Madrid acababa con todas nuestras propuestas en saco roto. Repetidamente volvíamos a intentarlo pero nunca tirábamos adelante las ideas. Seguro que gran parte de culpa era también nuestra…

Continúa leyendo Despedido!

El nuevo coche fantástico

Un Ford Mustang ni más ni menos…

Te echábamos de menos…

La Virgen de la Cueva en: Terra, INM y MeteoCat.

Lluvia

Lluvia

La moto de House en eBay

Esa moto no le puede quedar a nadie mejor que a él..

House

Enlace a la subasta de eBay

El hombre que disparó a Gregory House

House

Ni más ni menos que Elias Koteas.

Continúa leyendo El hombre que disparó a Gregory House

Sobre las manifestaciones…

Hace pocos días recibi por sindicación una noticia del blog de Joan sobre la manifestación del pasado sábado convocada por ERC para establecerse en una postura de fuerza a favor del estatuto original presentado hace ya ni se sabe.

Yo desde un tiempo a esta parte me considero bastante apolítico. He desarrollado teorías e ideas a base de retorcidas reflexiones que me han hecho ver la política como la entendemos hoy en día como un engaño o una pérdida de tiempo. Desde mi punto de vista la política real y su sentido original se ha perdido. El cómo una persona, un individuo, se integra dentro de la polis con unos derechos y obligaciones y como la polis se entrega, protege y le permite ser libreha dejado de ser el tema principal de la política.

Yo siento que la política que se ejecuta desde los gobiernos es algo que se adecua más a otra palabra: diplomacia. Los temas que se suelen tratar en los telediarios, además de tristes y tendenciosos, suelen olvidar la individualidad de la persona. Todos a un mismo saco con una etiqueta que ayuda a fomentar la paulatina estereotipación de personas dentro de grupos.

Sin ánimo de perder el hilo, mi concepto de política es algo individual. No es algo impuesto por un ente gubernamental. Como rijo yo mis decisiones y acciones, mis principios y mis decisiones son mi política. Cómo la suma de políticas indivduales conforman la política global es el punto donde nos perdemos. Muchos ni se plantean unos principios para sí mismos: no los tienes, no se los han dado o ni siquiera los han buscado. En cambio si hay una política general englobadora que fija unas pautas y tendencias. Partimos de dos extremos y el punto de encuentro no existe. Algo falla.

Continúa leyendo Sobre las manifestaciones…