Todos tenemos un pasado

Es una frase bastante tópica de libros y películas y viene a aseverar una realidad que aunque evidente olvidamos a menudo: si estamos aquí es porque venimos de algún sitio y eso es inamovible. En el presente decidimos, planteamos y valoramos lo que será nuestro futuro y con un poco de suerte no acertamos ni una.

En cualquier caso lo que quiero escribir no es en absoluto nada excesivamente largo ni profundo. Cuando pienso en mi pasado (deportivo) recuerdo siempre que hubo una época en la que estuve muy fuerte (pero fuerte de cojones). Siempre que valoro mi estado de salud recuerdo ese tiempo y me digo que en cualquier momento podría recuperar eso. El problema es que esa época fue cuando tenía unos 22 años y pasé metido en el gimnasio año y medio. De eso hace casi tres lustros que suena a algo menos que década y media.

Continúa leyendo Todos tenemos un pasado

Hércules (18.11.1998 – 12.10.2012)

Hace un año exactamente Hércules murió. Un día como hoy lleno de tristeza, me puse a escribir sobre él para sacar mi pena y para valorar todo lo que fue y todo lo que nos dio. Fueron días muy duros y mis ganas de escribir y estar a su altura fueron muchas pero por los motivos que fueran, los días pasaron y el texto quedó a medio escribir. Hoy en el aniversario de su marcha publico este artículo y quizás dentro de no mucho lo acabe de escribir.

El 12 de octubre fue uno de los días más tristes de mi vida. Algo dentro del pequeño cuerpecito de Hércules se quebró de forma irreversible y se marchó para no volver.

 Cuando llovía me daba pereza salir con Hércules. Hoy no me importaría mojarme…

Continúa leyendo Hércules (18.11.1998 – 12.10.2012)

De “volveré a equivocarme” a “soy un súper héroe”

La última vez que pasé por aquí comentaba las maneras que veo viables hoy en día de enfocar una vida para tener un éxito a nivel profesional. La parte clave fue definir qué es el éxito en sí mismo y si tiene sentido tal cual lo entendemos en la sociedad actual o quizás hay que redefinirlo. En mi caso el éxito es esencialmente hacer algo que me guste hacer, hacerlo bien y que eso me reporte el suficiente dinero para vivir dignamente.

facepalm-wallpaper-1500x575

La generación a la que pertenezco ha crecido (y está) muy condicionada por aspectos que hacen que esa máxima que he expuesto no esté excesivamente clara, al menos para mí no lo ha estado durante mucho tiempo. Empezaremos a nombrar algunos de los agentes malignos que nublan nuestra vista:

  • Sociedad con raíces profundamente religiosas cristianas: hablar de dinero se nos hace incómodo, los temas sexuales siguen pareciendo tabú, hay que poner la otra mejilla y hay cierta tendencia masoquista puesto que la redención se consigue mediante el sufrimiento. Falta de propósito y sobretodo existe mucho miedo lo que conduce a la parálisis por análisis.
  • Expectativas elevadas de la anterior generación en la educación: nuestros padres, frustrados por no haber podido estudiar, valoraban sobre todas las cosas el ofrecer la buena formación que ellos no tuvieron como recurso y herramienta para “ser alguien en la vida” y “tener un buen sueldo”. La voluntad era buena pero alguien nos tomó el pelo a todos por el camino.
  • Un sistema educativo diseñado en la Revolución Industrial: hace más de 200 años las personas se educaban para ser parte de un engranaje en una cadena de producción donde la meta era la máxima productividad. No hay sitio para la espontaneidad ni la creatividad así que llegados a una época de crisis, un sector de i+D purgado por el gobierno y una asquerosa falta de respeto por la propiedad intelectual, ¿quién puede y se atreve a proponer ideas nuevas?
  • Sociedad profundamente consumista: valores alterados, poco que explicar en este punto que no sea rotundamente obvio.

Continúa leyendo De “volveré a equivocarme” a “soy un súper héroe”

¿Tiene sentido perseguir el éxito? El plan B.

Es una pregunta cuya respuesta es complicada pero, incluso antes de llegar a ese punto, hay que hacer una pequeña explicación previa del significado de la misma.

success

¿Qué es el éxito?

Este es el auténtico quid de la cuestión. Creo que tengo claro que es algo que todos anhelamos, algo que en su consecución reconforta y que es reconocido por el valor que aporta tanto a nosotros como a los demás y las intrínsecas correlaciones positivas entre lo uno y lo otro. Creo que tengo claro que no es algo estático ni permanente, ni siquiera el camino para conseguirlo es igual para todas las personas.

En mi caso el éxito es un estado suma de varias facetas: mental, físico, social, sentimental y laboral (seguro que me dejo algo). Aquí entra el concepto clásico de la Pirámide de Maslow en el que en su parte baja, los cimientos de toda persona, están primordialmente las necesidades fisiológicas: comer (beber y respirar), sexo y homeostasis (que no me duela nada). Personalmente estoy cubierto, no tengo queja de momento.

De hecho quizás estoy demasiado saciado del primer elemento: no tengo necesidad ni urgencia de comida ni bebida (ni por suerte de aire para respirar). Este factor es el que provoca que nuestra herencia y genética nómada entre en conflicto con nuestra época de abundancia y por eso la aparición de tantas enfermedades modernas a raíz de nuestro cambio de estilo de vida. Todo ello es un grito de atención en contra de una serie de hábitos que no nos hacen ningún bien. Es debido a esto mi inclinación hacia un estilo de vida y alimenticio paleo y una voluntad (no siempre conseguida) de una vida física activa. Pero esto es para otro artículo…

Si seguimos escalando la Pirámide de Maslow, todo lo demás, desde mi humilde punto de vista, son caprichos. Caprichos que se han establecido cuando las necesidades están cubiertas y nos sobran recursos para malgastar.

Continúa leyendo ¿Tiene sentido perseguir el éxito? El plan B.

La maldición de la barra de favoritos

El otro día comentaba lo duro de estar atado a una serie de interrupciones en forma de inputs aleatorios que impiden mantener cierta linea regular en las horas de trabajo u ocio. Hice un inciso quizás muy sutil para comentar que algunos (muchos) eran forzados pero otros (muchos) eran completamente voluntarios.

Sobre los de esta segunda especie hoy me gustaría comentar lo que artísticamente he titulado la maldición de la barra de favoritos. Según cómo seas de ordenado o curioso posiblemente no la hayas usado nunca o sea lo primero que eliminas cuando se instala un navegador. Eso es lo que yo he hecho la mayor parte de mi vida. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, en la que el tiempo escasea y todo parece interesante, mi barra de favoritos parece tener una capacidad de almacenaje infinita.

Captura de pantalla 2013-08-13 a la(s) 12.25.33

Todo empieza cuando un día te das cuenta de que has visto algo interesante pero que no tienes tiempo para leerlo ahora mismo. ¿Qué haces? Barra de favoritos. Primero es un enlace únicamente que pronto pasan a ser diez y antes de chasquear los ojos la basura se acumula dentro de carpetas por categorías. Con este comportamiento genero un compromiso futuro sobre un texto o noticia que no he podido revisar, por tanto, hay dos problemas: condicionar el tiempo futuro y ocuparlo con algo que no está claro que merezca la pena.

Continúa leyendo La maldición de la barra de favoritos

Trabajo basado en interrupciones

Como comentaba hace casi 10 días en mi último primer post de esta nueva era como escritor, tenía pensado escribir sobre por qué he desactivado el Google Talk de mi cuenta de Gmail. Visto así no tiene mayor relevancia que dar salida a una preferencia personal pero responde a una voluntad de minimizar el número de interrupciones que afectan a mi jornada diaria, tanto en el plano laboral como en el personal.

Este es el aspecto que tiene mi zona de trabajo en el ordenador portátil durante el 90% (en el de sobremesa es prácticamente igual). Supongo que no es muy diferente que al vuestro.

blurred_gmail

En la barra de tareas podéis ver entre otros Skype y Dropbox. Ya dentro de Google Chrome dos pestañas de Gmail (la personal y la profesional) amén de varias pestañas de temas que esté mirando como referencia, las pestañas de Facebook y Hootsuite para las funciones de Community Manager con 5dedos, 1 pestaña de subida a YouTube y por último la de configuración de Gmail (no me salían bien los valores de ortografía y corrección en castellano).

Continúa leyendo Trabajo basado en interrupciones

Hacía mucho que no pasaba por aquí…

Triste pero cierto. Más de un año sin escribir en mi propio blog. Bastante sintomático del ritmo que ha seguido mi vida desde hace un tiempo. En un afán productivista y optimizador he sido capaz de olvidar la creatividad y el espacio personal. Grave por mi parte más sabiendo cuánto lo echo de menos (y cuánto lo necesito).

Cabe decir que también estaba guardando una especie de luto simbólico por la muerte de mi perro Hércules cuyo artículo póstumo lleva escrito bastante tiempo y saldrá publicado en el primer aniversario de su fallecimiento.

Escribir para mí, persona eminentemente escuchadora, es ser capaz de poner en linea mis pensamientos, comprometerme conmigo mismo y reflexionar de forma deliberada y coherente. Necesito escribir para vaciar de pensamientos muchos ovillos mentales de ideas que día a día atribulan mi cabeza y enmarañan mi juicio.

Es por esto que espero poder encontrar durante el resto de mi vida espacio temporal de forma semanal para dar salida a pensamientos-paranoya y ser capaz de rellenar algunas lagunas mentales gracias a poder dedicarme un pequeño espacio de introspección.

Actualmente hay varias lineas de pensamiento que ocupan mi mente:

  • Existencialismo en referencia a cómo vivir la vida
  • Realización profesional a través del trabajo
  • Minimalismo como concepto antagónico al capitalismo
  • Paleo reflexiones sobre nuestro estilo de vida y relaciones humanas
  • Y a nivel más mundano: Revit y Arduino

Dicen que lo difícil es dar el primer paso aunque también dicen que lo difícil no es llegar sino mantenerse. Lo mire como lo mire estoy jodido. Me pongo una alerta personal para escribir mi próxima entrada que se llamará algo así como: “Por qué he desconectado el Google Talk”.

Marató i Mitja 2012