Despedido!

El pasado 22 de diciembre vino el jefe, JA, en viaje relámpago desde Madrid a la oficina de Barcelona. Sus apariciones hasta la fecha no habían sido muchas y nunca habían sido preocupantes o conflictivas. Nos reunió a todo el grupo en la sala de juntas y allí comentamos la situación actual de la revista. Pocas veces antes le habíamos visto tan negativo y cabizbajo. Sonreía poco, cosa sorprendente en él y las propuestas parecían caer en el cajón del pesimismo. Frases lapidarias como: «esto no va  aningún sitio», «estoy seguro de que la mitad ni se la leen» y otras cosas por el estilo denotaban que su ánimo estaba bajo almenos en cuanto a la situación actual de la revista.

Tras un poco más de conversación nos hizo ver que había que reducir gastos y comentamos alguna de las propuestas que habíamos contemplado para tal efecto. No pareció muy conevencido y de manera sorpresiva amagó con un «alguien quiere dejar el trabajo? así de claro y directo os lo digo». Los tres (y MC también supongo) quedamos pasmados y petrificados. Un no rotundo por parte de todos y un dubitativo «de momento no» por parte de MC. Aquello pintaba mal y fue difícil recuperar el tono de la conversación después de eso. JA debió intuirlo y decidió hacer una pausa para el café.

Sabiendo que no nos había tocado el gordo y tras la impactante noticia bajamos en procesión hasta la cafetería. Allí bebimos a regañadientes y comimos sin hambre: el estómago se había cerrado. Conversación superficial por los nervios y de nuevo a la oficina. Ya instalados de nuevo, nos pidió hablar con cada uno a solas. Por unos 15 minutos habló con MC, otros tantos para MH y también SV. Al salir MH me explicó que la cosa estaba muy mal, que la crisis que pensábamos que no afectaba a la empresa había llegado y que había que espabilar. Siempre nos arengábamos entre los tres a tomar inciativas pero el freno que suponía MC en la oficina y el poco feedback desde Madrid acababa con todas nuestras propuestas en saco roto. Repetidamente volvíamos a intentarlo pero nunca tirábamos adelante las ideas. Seguro que gran parte de culpa era también nuestra…

Continúa leyendo Despedido!