Salida desastre

Hacía días que quería salir con la mtb y por un motivo u otro no he podido hacerlo hasta hoy. El día, al igual que ayer, no tenía muy claro si quería hacer sol o quería ponerse a llover a cántaros; lo único claro es que hacía una humedad del copón. He dormido bien, he desayunado mal (vaso-leche-con-galletas) y me he vestido de ciclista para hacer lo propio.

Primera cagada: a los 500 metros de dar pedales me doy cuenta de que el Garmin no me marca las pulsaciones. El motivo es que me había olvidado la cinta para el pecho y me ha dado mucho palo volver para casa. Es terrible hasta el punto que me he vuelto dependiente del cardiómetro. Tengo pleno conocimiento en cada momento de mi ritmo cardíaco si es elevado pero cuando no lo es me siento muy perdido y si no me sé ubicar en la franja de 135-165 apreto o aflojo más de la cuenta. Nunca mais.

Segunda cagada: el portabidones. Hoy estrenaba un «super» maillot del Decathlon de gama baja que en vez de tener los bolsillos traseros con goma los tiene con una única cremallera a todo lo largo. Problema: yo contaba con llevar el bidón a la espalda pero al colocar el litro de agua el maillot se me estiraba casi hasta el culo y el penduleo que podría haber llevado durante todo el trayecto me pareció peor opción que dejar el bidón en casa. Por suerte hay muchas fuentes por el camino pero nada como la comodidad y tranquilidad de llevar el bidón en el cuadro.

Tercera cagada: por probar nuevas rutas he acabado en un camino sin salida (os dejo la ruta para que le deis al play, ya veréis que gracia). Al final he acabado en la Carretera de la Arrabassada que no es que sea mucha prolongación del camino que hago normalmente.

Carretera de les Aigües

En fin quejarse por quejarse. No ha pasado nada realmente grave. Ahora sí comento unas cosillas más en serio:

Pedales automáticos: he podido con la cuesta de la Avenida del Tibidabo sin poner el pie en el suelo y con un desarrollo demasiado exigente. Los pedales automáticos marcan un punto de inflexión en el mtb. Ningún problema con la sujeción, francamente tampoco veo motivo para apretarlo más. No tengo tacto para decir si mucho mejor que los m520 pero francamente buenos. He ido muy a gusto.

Respiración diafragmática: en castizo «con el estómago» (debo un post sobre esto). Koen nos introdujo esta nueva técnica para nosotros para hacer más profundas las inspiraciones y controlar mejor el ritmo cardíaco. Es una técnica propia del Yoga y que con 15 minutos al día de práctica en un plis plas la tienes controlada (eso dicen). He intentado ir concentrado todo el rato inspirando hacia la parte baja de los pulmones (diafragama) e iba notando como el vientre se me hinchaba. Dudo que sea psicosomático así como dudo que ya tenga controlada la técnica pero estoy seguro que el sólo hecho de concentrarse en la respiración aumenta y mejora el rendimiento.

Pedaleo circular: la verdad que hacía demasiado que no subía a la bici. Me he notado las piernas muy faltas de ritmo sobretodo a la ida. A la vuelta he comenzado a pedalear más a gusto fijándome también en hace run recorrido redondo en el pedaleo con las dos piernas y levantando las rodillas sin sacarlas hacia afuera (todo en un mismo plano).

IBP: pues me marca un IBP de (tócate los cojones) 158. El recorrido de Sant Cugat me marcó la última vez que lo hice 102 y puedo asegurar que ni por asomo tienen el mismo grado de dificultad. Es cierto que los dos son circuitos mtb y que ambos tienen una distancia similar pero la dificultad del de hoy es infinitamente menor que el de Sant Cugat a pesar de haberlo hecho en la mitad de tiempo (repasad altimetrías y recorridos si no me creeis) . De nuevo un índice que hay que coger con pinzas. No es todo lo universal que esperaba.

Pendiente de la Avenida del Tibidabo: uno de los motivos por los que tenía ganas de volver a hacer este recorrido era por tener una idea de que pendiente tiene el tramo asfaltado que une la Ronda de Dalt con la Carretera de les Aigües. Según el perfil altimétrico de MapMyRide el máximo de ese tramo es de 5-6%. Creo que subiendo la sensación es diferente ya que se traza una curva por la parte interior y como se recorre menos distancia se sube a más pendiente y supongo que el cálculo realizado de pendiente es suponiendo un desplazamiento horizontal y rectilineo. En resumen: hay una zona que pica bastante y que me solía costar porque soy cabezón y no bajo el desarrollo pero hoy no ha habido problema.

Carretera de les Aigües

Por último decir que justo cuando he llegado al final de la Avenida del Tibidabo me ha pasado un chico al lado del cual he pedaleado un rato. Yo he seguido recto y él ha tomado un desvío hacia la derecha que picaba hacia arriba. Creo que es el que lleva a la Torre de Collserola. Voy a mirar recorridos alternativos y maneras de alargarlo porque 30 kilómetros están muy bien pero me gustaría poder tener alternativas para poder añadirle 20-30 kilómetros más.

Seguiremos informando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *