Crash

El viernes pasado Sandra y yo vimos la pelicula Crash. Desde antes de que saliera ya tenía ganas de verla. Había leído poco sobre ella antes de verla. Apenas un par de críticas con una prometedora frase: obra maestra con un bajo presupuesto. Para los impacientes, aquí están los datos de IMDb.

Crash

Como siempre me permito la licencia de compararla con otras películas (creo que la mejor manera de explicar es ejemplificar). Crash me recordó en muchas cosas a Traffic de Steven Soderbergh (repite Don Cheadle). Las dos tienen un gran reparto muy bien dirigido. Traffic habla del mundo de las drogas en la sociedad americana. Crash presenta un historia cotidiana en Los Angeles de hoy en día.

Continúa leyendo Crash

Teléfono Rojo: Volamos hacia Moscú

Kubrick siempre me hace reír…

Para mí siempre había sido una película a la cual se recurría recurrentemente para recordar (madre mía cuantas erres) una escena. La del piloto con gorro de cowboy montado en una cabeza nuclear. Pues bien, esta tarde he visto esta película que hacía tiempo que tenía pendiente de ver. El título es poco ajustado al inglés pero igualmente original: Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb. Me encantan los títulos largos…

Teléfono Rojo

El director es el siempre genial, no siempre comprendido e insuficientemente alabado Stanley Kubrick. Data de 1964 y, a pesar de ello, está rodada en blanco y negro. Del reparto solo se pueden decir dos palabras: Peter Sellers (otro del 8 de septiembre). Encarna tres o cuatro papeles distintos dentro de la película sobresaliendo de entre todos ellos a mí gusto el Doctor Strangelove.

Dr. Strangelove

La película empieza con una advertencia, previa incluso a los créditos, en la que afirma que la situación presentada en la película fue catalogada de imposible por parte de los mandos militares consultados. Y es que la película relata cómo el general Jack D. Ripper (traducción de Jack el Estrangulador) en plena guerra fría contra la Unión Soviética decide ser el detonante de una nueva guerra mundial. La manera de provocarlo es cortar las comunicaciones hacia la base militar a su cargo y ejecutar el procediemiento en caso de ataque soviético y pérdida de comunicación con el alto mando militar. Este rebuscado plan prentendía asentar las condiciones necesarias para poner en marcha el Plan R que permitía en las condiciones antes mencionadas hacer un uso indiscriminado del armamento nuclear.

Continúa leyendo Teléfono Rojo: Volamos hacia Moscú

Ciudad de Dios

Mi primera película brasileña: otra gran película para la saca.

Hace ya mucho que la tenía comprada pero me daba cierto resquemor sentarme a verla. No encontraba el momento. Menos mal que Sandra consiguió convencerme…

La tenía fichada desde un día que, revisando qué películas había visto y cuales no del top 250 de la IMBd (mi referencia cinematográfica), econtré un título brasileño entre las primeras posiciones: Cidade de Deus de Fernando Meirelles.

Un día, pasenado por el Fnac, en la sección de joyas rebajadas, estaba Ciudad de Dios a 9€. La portaba tiraba un poco para atrás. Me gustaba más la americana pero, por mala que pudiera llegar a ser, había que darle una oportunidad. Y es que, un servidor, pensaba en cine brasileño y se imaginaba la frontera de Portugal en los años 80. Como casi siempre… prejuicios, prejuicios, prejuicios…

Ciudad de Dios

Ya en casa, le comenté a Sandra que la ponían por la nubes, que muy buena nota, que patatim, que patatam… Más que la calidad de la película me preocupaba la violencia que pudiera presentar. Todo lo que yo sabía de las fabelas brasileñas era malo y el título, aunque hablaba de lo divino, me hacía pensar más bien algo infernal.

Ciudad de Dios es un barrio brasileño levantado por el gobierno donde enviaban a las familias que carecían de casa o habían sido victimas de inundaciones o alguna desgracia similar. Se juntaba allí de lo bueno lo mejor.

Continúa leyendo Ciudad de Dios

Casa Collage

Este libro presenta la idiosincrasia de la casa desde un punto de vista poco habitual y bastante necesario y revelador: el del usuario. Todos somos usuarios de casa y, a pesar de ello, nadie nos ha explicado como usarla. Nunca me había planteado el que pudiera existir un manual de uso para algo que no consideraba que tuviera una función diferente a la de alojar personas y permitir y facilitar su vida en ella. En Casa Collage se descubren muchas ideas y voluntades para la casa del futuro y el habitante del futuro.

Antes de entrar más en detalle es de ley decir que hay una sombra que se alarga sobre cada una de las hojas de este libro: Le Corbusier. Este omnipresente personaje es el incitador de muchos de los pensamientos que en el libro se desarrollan muchos años después de ser concebidos por el universal arquitecto suizo. Debo corregir o al menos mi opinión sobre él: consideraba que era un rebelde sin causa y en realidad era un visionario. Me retracto de lo dicho con anterioridad.

Casa Collage

Muchas son las innovaciones presentadas. Como se comenta al principio del libro la intención no es la de crear una guía de pasos necesarios para la construcción de una casa moderna. Y cuando hablo de modernidad de la casa pretendo referenciarla a lo que Le Corbusier llamaba herramienta y en el libro tildan de máquina de vivir. Aglutinar todos los conceptos expuestos en un mismo edificio conformarían un engendro difícil de catalogar eso sí, lleno de buenas intenciones y un espíritu rompedor.

El libro se hace muy ameno porque aborda la complejidad y mejora de la casa actual a través de la visión del usuario y lo necesario para que su casa se adapte mejor a cada individuo. Todos y cada uno de los apartados están absolutamente ejemplificados con modelos o proyectos reales de arquitectos que pretendieron ir un paso más allá, montados en el carro de la innovación.

Continúa leyendo Casa Collage

Mar i Cel

Este año mi regalo de Navidad para Sandra fueron dos entradas para ver la obra Mar i Cel de Àngel Guimerà, intrepretada por Dagoll Dagom en el teatre Victoria.

Me reconozco como un ignorante del teatro. La mayoría de veces que he ido (por no decir todas) ha sido con el colegio durante la EGB. Se me hacía un poco lento y alejado en el tiempo. Es un género de espectáculo con muchos años y debí suponer que poco atractivo. Al menos esa era mi impresión hasta ayer.

Sandra fue el noviembre pasado a una obra de teatro de las que se estilan ahora en la que hombre y mujeres se tiran los trastos a la cabeza con un arsenal de chistes y giros cómicos. El gusanillo por el teatro ya se había instalado y, sabiéndolo, me pareció buan idea regalarle entrada para una de las obras que más me sonaban: Mar i Cel.

Mar i Cel

La conocía como una de las obras más representadas y con más idas y venidas. El texto original es de Àngel Guimerà que debía ser un genio en su estilo. Insisto en que no he ido mucho al teatro y que no puedo comparar pero la puesta en escena de ayer me parece ahora mismo francamente difícil de superar.

Continúa leyendo Mar i Cel

Escritos de Álvaro Siza

Antes de empezar a leer los Escritos de Álvaro Siza he tenido la oportunidad de ver un documental de Televisión Española sobre este arquitecto portugués englobado en el ciclo Elogio a la luz. Se trata de un pequeño recorrido por sus obras más significativas y pequeños cortes de entrevista en los que Siza da pinceladas sobre los pensamientos y características más propios de sus obras.

Antes de entrar a analizar sus Escritos me gustaría hacer hincapié en dos conceptos que Siza ha comentado y que me han resultado curiosos de escuchar. El primero de ellos es como Siza ha descrito la arquitectura igual que lo hacia Le Corbusier. Conseguir que una casa se sustente por sí misma es construcción pero un edificio que ha conseguido superar las expectativas impuestas por su propia funcionalidad y va un paso más allá se considerar arquitectura. El conseguir que las formas, los espacios y la luz consigan tocar el eje del que hablaba Le Corbusier es lo que Álvaro Siza entiende por belleza en arquitectura.

Alvaro Siza

Otro punto que quería comentar es una frase que leí hace unos días sobre fotografía: «fotografiar es dibujar con luz». Álvaro Siza tenía vocación de escultor pero un viaje a Barcelona y el descubrimiento de la obra «escultórica» de Gaudí le hizo redirigir su carrera hacia la arquitectura. Como se dice al final del documental, el gran logro de Siza es presentar la arquitectura como algo natural, con formas sencillas, grandes espacios y donde la luz se mueve rápida o remolonea en absoluta libertad plasmando la belleza como la siente Siza. Retomando lo que comentaba antes: si fotografiar es dibujar con luz, la arquitectura es idear, proyectar y construir con luz.

Hablando sobre el libro me ha extrañado agradablemente el hecho de que, ya en la introducción, se indique que Alvar Aalto y Le Corbusier fueron dos de los arquitectos que más han influenciado la obra de Siza. Aalto es el que más conozco por lo trabajado en clase y el segundo es el que escribió el libro que precedía a los Escritos de Siza y me alegro de haber intuido y entendido los rasgos de Le Corbusier que marcaron a Siza.

Puesto que el libro se compone de artículos formados por listas frases cortas en forma de ideas sin una estructura prosaica, he ido anotando aquellas ideas de Siza que me han parecido más interesantes y las consecuentes reflexiones por mi parte.

Continúa leyendo Escritos de Álvaro Siza

Hacia una arquitectura

Este libro está formado por varios artículos que Edouard Jeanneret publicó a principios de los años 20. Este arquitecto y escritor suizo se hacía llamar (o le llamaban) Le Corbusier. El hecho de que ocultara su identidad o tuviera un sobrenombre me hacía sospechar, antes de abrir el libro, que se veía a sí mismo como un ídolo; lo que no tenía claro era si se trataría de un súper-héroe o un súper-villano.

El libro se escribió y publicó en época de posguerra. Un tiempo en el que la Humanidad había triunfado o había sido vencida gracias a las máquinas. Sin duda fue un tiempo de gran fascinación por estos nuevos ingenios (atención a la palabra).

En las épocas posteriores a grandes hecatombes y tragedias hay un periodo de cambio, de reequilibrio, de asentamiento: de vuelta a empezar. Y, como siempre, hay dos maneras de ver este reinicio: de una manera tradicional o de una manera progresista. Son dos polos antagónicos irreconciliables. Le Corbusier está del lado progresista y ataca con fiereza durante todo el libro los cimientos de la Escuela de Bellas Artes y la actitud clásica, tradicional y conformista de la mayoría de los arquitectos de la época.

Le Corbusier

Es difícil imaginar exactamente la situación social, cultural e intelectual en la que se movía Le Corbusier. Nacido en el país neutral por excelencia llega a París (omnipresente en todo el libro) a sembrar la discordia con sus escritos propagandísticos. Él mismo se erige como el máximo exponente de esta nueva ideología que viene a profetizar: las nuevas reglas de la arquitectura. Más que explicar sus teorías parece sentar cátedra de la nueva arquitectura. Su libro en muchos puntos parece filosofía.

En los primeros artículos declara su admiración por los ingenieros (no de telecos): esos grandes hombres que diseñan y construyen esos magníficos aparatos que facilitan y mejoran la vida del hombre. Habla de ellos como artistas de las matemáticas que crean belleza que no llega a conmover. Esta devoción por la máquina le permite presentar y defender el dinamismo del ingeniero frente al tradicionalismo del arquitecto. Se trata posiblemente de un perfil de arquitecto muy diferente al actual. Un arquitecto de los años 20 que se perdía en la nimiedad y el banalismo de lo recargado y decorativo olvidando la quintaesencia del espíritu de la arquitectura que proclama Le Corbusier.

Continúa leyendo Hacia una arquitectura

Los pilares de la Tierra

Este libro se aparta un poco del estilo de los que tenía que leer esta Navidad sobre arquitectura pero, puesto que la línea argumental es la construcción de una iglesia en la Edad Media, creo oportuno hacer un comentario sobre éste para ir calentando motores.

Los Pilares de la Tierra trata de la vida de un prior y la de dos generaciones de constructores dedicadas al levantamiento de una iglesia. La situación se ubica en la pequeña aldea de Kingsbridge, en la Inglaterra medieval del siglo XII.

Los Pilares de la Tierra

No es una novela histórica si la entendemos como una crónica de sucesos. Ken Follet introduce los personajes en un contexto histórico real enlazando y haciéndoles participes en los acontecimientos de la época.

Como en la mayoría de libros de éxito encontramos la fórmula mágica: un héroe humilde y paciente, una aventura desesperada pero justa y un amor difícil pero auténtico. El gran acierto y lo que hace especial a esta novela es que relata 50 años de las vidas de los personajes alrededor de la construcción de la iglesia por lo que el papel de héroe pasa de Tom a Jack (padre e hijo constructores), a la esposa de este último, Aliena, o al prior Phillip, el promotor de la iglesia. Todo depende del momento en el que nos encontremos embarcados y la misión vital cada uno de ellos. El necesario antihéroe en esta historia está encarnado por el obispo de Shiring, Waleran Bigod, y el desaprensivo y siempre malvado William Hamleigh quienes conspiraron durante toda su vida para imponerse su voluntad sobre los habitantes de Kingsbridge.

Continúa leyendo Los pilares de la Tierra